Si la pantalla de su portátil no enciende, en ocasiones no se debe a que la pantalla en sí esté defectuosa. Hay otros componentes dentro de ella o incluso partes de la misma tarjeta madre que podrían impedir que funcione correctamente. Nosotros diagnosticamos el problema y lo solucionamos ya sea reparando los componentes dañados, o reemplazándolos con partes nuevas.